Carol y yo estábamos desempleados